¡Ups! Botón derecho del ratón desactivado, lo siento.
logo

Tiempo

Enterramos relojes de arena,
bajo la irreductible
levedad del tiempo.

Las dudosas manecillas
de un reloj se detienen,
para no avanzar.
Pero el efímero tiempo,
no necesita relojes
para seguir.

Y ahí permanecen,
inmovilizadas,
para nunca llegar
a la hora
a la hora
a la hora
a la hora
a la hora de la verdad.

Pero la verdad,
tampoco necesita relojes
para surgir.
Sólo necesita
tiempo.

Published by

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *