¡Ups! Botón derecho del ratón desactivado, lo siento.
logo

El niño de la coraza

Hace unos años, nació un niño con un poder especial. Tenía la capacidad de añadir lo que quisiera a
su cuerpo. Pero a pesar de tener esa virtud, el niño creció tal y cual como era un niño normal. Pero
conforme fue creciendo, el daño de las caídas era mayor, y su preocupación por no hacerse daño
también. Así fue añadiendo cosas a aquellas partes del cuerpo para protegerse.

Un día se tropezó con una piedra, se hizo unas dolorosas heridas en las rodillas y decidió tapar sus
rodillas con el más duro acero. Para no volver a sentir ese horrible dolor si volviera a caer. Con gran
dificultad para andar y mantener el equilibrio con las pesadas rodillas, el niño volvió a caer y se
hizo daño en las manos. Así que decidió convertir proteger sus manos del mismo fornido material
que fraguó sus rodillas. Mientras los demás niños jugaban con normalidad, él no lo hacía por temor
a caer y hacerse daño. Y de tanto mirar al suelo para no caer, un día se dio en la cabeza y decidió no
sólo proteger su cabeza, sino que se protegió el cuerpo entero con una dura coraza. Incapaz de
moverse por el pesado blindaje de su cuerpo, no podía hacer lo que hacen los demás niños, no podía
ser feliz. Y a pesar de proteger todo su cuerpo con una fuerte armadura, hubo algo en él que no pudo
ser protegido, su corazón.

Un día, un niño casi cae delante suya pero esquivó a tiempo una piedra del suelo. Y el niño de la
coraza preguntó:

-¿Cómo adivinaste que aquella piedra te haría tropezar?

Y él le respondió:

-Después de haber tropezado tres veces, aprendí donde estaba.

Y después de esa respuesta, decidió salir de esa pesada coraza para aprender a no caer.

Published by

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *